HAMBRE

Sólo necesitaba su calma para recuperar esperanza con las fuerzas en el respirar. Montaña arriba el sudor deja transpirar. Las ve en la distancia, zumo amargo de presencia y de repente, juventud regresa, vigorosa y voraz como siempre pero con la precaución de haber sido ya, devorada una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s