EL JUICIO

Encerrada en la rebeldía,

gritaba al día,

la nevera repleta

de ausencias.

Ella sentía

el frío,

y el frío

se quedó a su vera.

Se necesitaban,

en el mundo

donde el calor

todo derrite

hasta la esperanza

de la inocencia

pérdida entre las paredes

de la decisión.

Sobrevivió,

y ahora juzgan

su frialdad,

sin conocer

la montaña

qué un día

aguardó

su alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s