TEMPRANO VUELO

Crecía viendo el arado

torcer su amor,

cómo el cansancio

ahogaba el respirar.

Vio a la vida

engullir son saciedad

sonrisas,

y las vio abandonadas

en el agotamiento

del día.

Un botijo le recuerda

como la sed saciaba

esperanzas,

y el amor correteando

dónde no molestara.

Arriba en la cima,

se encontraba

el deseo de descender

sin remedio.

La vida anunciaba,

ella carecía

de interés,

y volaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s