CARPA

La vida es eso, ese conjunto de instantes en que el corazón bombea la sangre y el alma se encoge con el ruido del latido.

Es precisamente eso, la opulencia con carpa en el escampado y los escampados escondidos sudando el frío bajo el puente.

Tenemos lo merecido por ser simplemente humanos y creer en una utopía dibujada en papel de water, mientras dejamos la realidad tirada en un cajón.

Ves en sus ojos la avaricia de la comodidad, el niño que todo quiere saber y en todas las fiestas se cuela. Todo es y nada puede ser porque no sabe quién es.

Vergüenza de un día haber sido parte de un sueño y verlo desvanecido entre el gentío de aquí todo vale si el fin es el querido.

Giré mi cara, al otro lado estaba la soga, decidí seguir de frente donde la vida me esperaba lejos de fósiles buscando nuevas barcas a las que subirse.

Me alejo, su blanca estela torna gris, la gente que bailaba a la mañana esperaban en la cola de la vergüenza, mientras los cálidos asientos buscaban nuevas cabezas, eso sí, mayores de dieciocho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s