LA ESPERA

Se escapaba entre la maleza,

de aquel húmedo patio,

escalaba las escaleras

hacia la libertad.

A la tarde regresaba

sobre sus pasos,

y se escondía

en la oscuridad.

Nadie supo

cuando sus alas

desplegó,

en la opaca jaula

el silencio le esperó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s