LA VIDA

Mira el cielo,

nublado ,

deleitate con la playa,

desnudala otra vez.

Escucha la palabra,

omisa ,

respira profundo

todo pasa.

Mira la cornisa

siempre observando,

como se masturba

el tiempo

en su carrera.

Le excita

ver al mundo

envejecer,

y doblegar

la inocencia,

hasta hacerla

perecer.

Es la vida,

tan dulce

en corto recorrido,

voraz

en el largo camino.

Y al final

irremediablemente

deseada,

en el ocaso.

Deja un comentario