SUERTE

Mi día

tiene 48 horas,

va en sentido

contrario

a las agujas del reloj.

¿Mi voz?,

tiene miles

de silencios,

en la soledad

esperan en calma.

Necesitaría

una vida más,

para que me

comprendieras.

Sólo dispongo

de una mitad,

con suerte

huída en los 40 .

¡Suerte,

ay suerte mía!,

esquivando

melancolía.

¿Dónde te hallas perdida,

si nunca me das la mano,

en la frialdad

de tanta carencia ?.

Deja un comentario