LA VISTA DESDE UN MIÉRCOLES …

Canta la noche,

bajo las lágrimas

del ocaso.

Busca el Otoño

perdido en el campo,

más allá del horizonte

mece ventana.

Desvanece el susurro

de la oculta noche,

mientras acaricia

la caída de caduca esperanza.

Su canción omite melodía

en el silencio de un vuelo,

más allá del azul del despertar

de un terminal verano.

Así veo el mundo

desde la invible pequeñez,

de un cuerpo caminante

sin guía en su caminar.

Deja un comentario