MIRADA DESDE UNA VENTANA

El Otoño en que te conocí,

te vi caer entre las hojas,

detrás de cada rama,

apoyado en la barra,

de aquel día

en el que frío paseaba,

bien abrigado

de gorro y bufanda

¡algo buscaba

la descolorida voz!.

El Otoño en que le conocí,

vi sus pasos esquivar,

la gran mirada

así el tiempo arrebataba,

en cada zancada

dudando huella

de ser dada.

Aquel Otoño,

no fue buscado,

sino encontrado,

por azar de miradas

entre los vientos

navegados.

Otoño maldecido,

cada vez que se pierde

en el blanco Invierno

del gélido silencio.

Después de todo,

amo el silencio,

la distancia,

la nada

y el Otoño,

con ventana

bañada en

tibia coraza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s