DESEO A LAS 14:00

Cojea el vuelo,

mientras un bebé,

con el lloro

se queja del cielo.

Alas miran

desde altura

como el columpio

cuenta historia.

Abracadabra,

de repente …

el mecer aparece

y los sueños crecen.

Corren los infantes,

caen las alegrías,

las piruletas prevalecen

ante peligrosas piruetas.

Lágrimas mojan sonrisas,

mirada pierde prisa,

porra aleja sabor,

mientras las canciones

siempre regresan.

El parque

acoge pasado,

presente y futuro,

bajo el ventoso sol.

Y dejo mi cara

con calor acariciar

deseando algún día

abandonar esta ciudad.

Deja un comentario