MERCENARIA

Mírala como busca en el albedrío buen galán a quien conquistar, que verse rápido, sea voraz, pavoneando con los brazos y que venda su alma al diablo.

La verás con la red en su mano, buscando algún ego que quiera ser por siempre recordado, aunque sea de la mano mercenaria de moneda, ¿de quién crees que estoy hablando?.

Gritan como perros rabiosos usurpando textos, pactan con desaire al mismo que ayer escupían en la lejanía de la ignorancia, de quién habla sin saber a quién tiene a su espalda.

Lo malo, es que los esculpidos dejan asiento a la falsa reina que por la espalda llega.

Hasta aplauden como focas sin entender, lo que buscan en sus brazos, nunca lo van a tener.

Deja un comentario