ARRUGAS

Recuerdo su piel,

escondida y oculta,

en el terciopelo

de la memoria.

Contemplé

el futuro

con la piel rota,

ya no hablaba

el silencio la tomaba.

Se había arrugado

como la esperanza

tomando por asalto

a cara descubierta,

cada poro de ilusión.

Ya sólo quedaba

la epidermis

de las cenizas

crujidas por tristeza

de una piel sin amor.

No éramos,

las pieles ya no conocían,

¡alerta por resistencia

de atracción moría!.

Olvidamos,

resistir la corriente,

las arrugas en el alma,

ahora crecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s