LO FÁCIL

Bebiste el ser,

comiste la boca,

miraste con sus ojos,

tomaste la piel.

Te alimentaste

de su delicadeza

sin pensar

en que ella

te recordaría.

Nunca olvida,

cuando la vida

acaricia

con su tersura.

Y ahora le reprochas

cada noche

pronuncie tu nombre.

Como si borrar

lo tatuado

bajo piel,

fuera fácil

eliminar.

Asegúrate

que el foso

de tu hoguera

no mueran las brasas.

Porque algún día

debajo de tu piel,

sucumbiran

a las llamas

de otra piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s