AÑORANDO VIERNES

Entre los troncos

reposa el amanecer,

contando la historia

de la noche que vio perecer.

El frío abraza sus manos,

y empieza a respirar,

entre la penumbra

de la oscuridad.

Comienzan las patas

a pasear,

paciencia

con manos en bolsillo

mira y observa.

El pasado recuerda

en una vieja cinta

el paso de lo años,

mientras el presente

pregunta.

Y yo sólo puedo explicar,

aveces lo remoto

se pierde en medios cuentos

sin querer escuchar

la historia completa.

La calma se va,

con sus manos

a otro lado,

dejando lo portado

lánguido rastro.

El ruido de una cinta

se entremezcla

con el vencido

atado a mi cassette.

Afuera la esperanza espera,

y las piernas no quieren

salir al encuentro,

deseando regresar de nuevo

al escurridizo viernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s