VENTANA CERRADA A LA MIRADA

El material hizo perder el peso entre los dos tableros de la vida, uno el de la realidad y el otro el de lo virtual, los sueños se despistaron en la fina línea que los separaba, como si el camino entre real y virtual arrasara con cada sueño, en ellos depositados.

La ruta ideal resultó ser peligrosa, las grandes rocas no aguantaron las tormentas de los sueños, y ahí lo quitaste …

El poema se rompió como la realidad cuando abre los ojos a la vida, de un sólo soplido la ventana quedó cerrada a la fatigada mirada.

Deja un comentario