AMOR SIN PRECAUCIÓN

Esa hoja volando

bajo las ramas,

mira encantada

como el cuerpo

quiebra sin remedio

el silencio.

Para su paso,

no entiende el mundo

cortando sonrisa.

Los ve desde su soledad,

vejez en número par,

ella cuida

con amor de madre.

Quizás esa

es su historia,

la que les atan

inevitablemente al timón.

Mientras el cariño,

pela una manzana,

lealtad se relame

en el banco

de anciana madera.

Eso es amor,

sin precaución,

y a todo motor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s