NO TENIA NI IDEA …

Esa sonrisa tatuada en el corazón, el ADN grabándose en mi cadena, la moral repleta de dignidad, el garbo negociando en aquel mundo de hombres, la inteligencia negada y existente en cada peseta recogida. La paciente espera para romper tu soledad y las lágrimas escondidas al despedir lo amado. No quiero olvidarte, no quiero dejarte morir, no quiero. Cierro los ojos, tus besos me abrazan, ni la muerte ha sabido separarnos, no tenía ni idea de cuánto amor teníamos resguardado.

Sigues siendo la luz de mi camino …

Deja un comentario