NUEVO DESPERTAR

Miro desde la melodía del aire, como se desliza el piano sobre mi memoria, siempre ha regresado cuando la tormenta se anticipa al día. Calmando la furia de una adolescencia que grita al ver alma ahogar y camino tupido. El cielo acusa apagando las estrellas de la ilusión, ahora comprendo palabras, mejor no ser que caminar en la fila del falso privilegio. Ahora el violín alcanza el negro pensamiento, saca miles de colores acariciando cuerdas contándole que todo vuelve al mismo cielo, siempre. Y no quiere escuchar, no quiere oír, no quiere, no quiere, no … y puede.

Deja un comentario