APAGADA ESTELA

Se marchó con el viento del hielo,

en cada copo

que caía sobre su cuerpo,

se fue sin dar ninguna explicación,

caminando despacio entre la prisa.

Yo la busqué con mi mirada

y no la encontré

ni en el reflejo del agua.

Quizás asusté su alma rendida,

dejó a sus gatos maullar

sobre otros tejados,

y se largó con el último maullido.

Búscala,

quizás algún día la encuentres,

si lo logras dile que la añoro

cada vez que camino

con el sol a mi espalda.

Y sin ella las aceras

ya no tatúan las huellas,

las lágrimas piensan en ella,

soy cuerpo

buscando estela.

Deja un comentario