AYUDA

Vi como se retorcía,

introducía de nuevo entrañas,

y acariciaba cada tripa

que se escapaba.

Lo vi sangrar,

quise coser su herida,

y al intentarlo

casi me rompió el corazón.

Deja un comentario