CONTRADICCIÓN

En lentitud

de sabiduría ancestral

separé,

cada semilla

con su papel.

Si las plantaba juntas,

mezclaban,

una no aprendía de otra,

fusionadas.

Si las plantaba por separado,

la monotonía las atrapaba,

no existía sorpresa

en la letania anunciada.

Así que decidí

ambas cosas,

juntarlas

y separarlas.

Ellas absortas

de tanta gracia,

me miraban

algo extasiadas.

Como jugar a ser Diosa,

y decidir

¿qué semilla

debía ser desahuciada?.

Esa contradicción

para quién no cree,

en nuevas semillas,

más que las de su casa.

Y que desean

por siempre,

cerrar los ojos

al nuevo cultivo.

Sabía naturaleza,

que no mira

a quien conviene

si no convence.

Como siempre,

ser humano

equivoca

y reta a madre tierra,

que siempre pierde.

Deja un comentario