DESAHUCIO INFANTIL

El hogar que conocí

se murió en el recuerdo,

ahora sólo se escuchan

los gritos del silencio.

Papá y mamá

ya no sonríen,

el tiempo de familia

se ha perdido

en la cola del paro.

Yo los oigo discutir,

bajo la almohada

escondo las voces,

y lloro para no escucharlas.

Mi estómago quiere dulces,

pero no hay dinero

ni para salado.

Yo quiero un abrazo,

no me importa

lo que otros tengan,

hasta los besos

se han ido.

Hoy han llegado,

han dicho

que nos tenemos que ir,

que mi casa

ya no es casa.

No me importa partir,

pienso …

hogar es donde

ellos estén,

me hago fuerte,

recogo mi muñeco,

giro mi cara,

se cierra la puerta.

No lloro,

hasta las lágrimas

se han quedado

encerradas

en la llave de otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s