TIERRA

Me alejé como aquel buitre leonado que surcaba mi cielo, con la prisa del tornado escondido en el viento. Fui tan veloz que dejé una puerta abierta sin querer y nunca podré regresar a cerrarla bajo mis pies. Esa es mi tortura, caminar con mis piernas sin tocar las raíces agazapadas en el suelo y pensar que aquella tierra era la que mi corazón un día quiso pisar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s