MALDAD

Es pasado sin apenas haber sido presente.

A las pocas horas de hacerse esta foto, aparecían rotas y desperdigadas alrededor, sus pequeños ojos se llenaron de tristeza al recordar la vida aquí tatuada. Comprendió la maldad y la fragilidad en sólo unas horas. Yo la entendí, mientras contemplaba la destrucción de la belleza y como la nada estaba ante nosotras.

Deja un comentario