ATRAPADA, SU HISTORIA

Ella que siempre fue lo que el día quiso que fuera mientras quería ser noche y acostarse al lado de cada estrella. Ella que el pasado enjauló en la maternidad del florero, ahora las flores se marchitan y el corazón vacío ya no interesa a quién alguna noche soñó con su piel. Ella que se levanta de cada caída con una sonrisa aunque la tormenta con su lluvia intente que resbale en la subida. A ella que cuando nadie cree en ella, se mira al espejo y no se ve defecto. Ahora ella, busca de nuevo la jaula aunque en ella se sienta de nuevo atrapada. Y se equivoca una y otra vez en cada nueva ilusión sin darse cuenta que ya no necesita caminar acompañada y que es fuerte como aquella roca que un día la aplastaba. Mira al horizonte y comienza a caminar, cabeza alta y corazón… comienza a palpitar.

Gracias poeta.

Deja un comentario