EL CAMINO DE LO JUSTO

Ella buscaba entre las piedras que sus playeros rompían, la razón de que cada año solicitara al cielo una sola cosa y le fuera negada. A su corta edad veía como la diferencia había crecido con ella y aveces bajaba la vista culpabilizandose de no ser igual ante los reproches de adultas miradas. Cuándo dormía siempre tenía la mismas pesadillas, nunca la alcanzaban y siempre se sentía atrapada. Se levantaba de sus sueños y caminaba entre las nubes en busca de las respuestas que nadie le daba.

Venció los miedos bajo las sábanas, acurrucada para no sentir la humedad de aquella cueva y era feliz.

En la edad adulta, caminó con los mismos pies del mundo y cuando creía que todo lo tenía, se miró al espejo y no se reconoció, no lo era.

Corto fue el camino de la infelicidad, porque comenzó a recortar lo que pesaba como losa y regresó a aquel momento en que no teniendo nada, lo tenía todo, rescató aquella infancia dónde la escasez mostró que no es más feliz quién todo tiene sino quién teniendo poco, tiene suficiente.

Se miró de nuevo el reflejo, y entonces consiguió sonreír.

Moraleja: eres libre de construir tu camino, pero nunca será el mismo cuando esté lleno de cosas materiales vacías de sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s