PERSPECTIVAS

Elefantes de papel

caminan sobre la mesa,

nubes de colores

se cuelan entre aplausos,

inoportuna boca

interrumpe la obra,

y se come una mosca.

Mis ancestros regresan

entre gaitas y tambores,

cuentan los sudores

del campo entonces.

Lo que hoy llaman barriadas,

llamábamos Quintanas,

y lo que llaman Llingua

llamábamos Asturianu.

Ya lo falaban mis güelos,

nada ye lo que parez,

el señorito va en madreñas

y las madreñas lloran

el barro del trabayu,

perdiéndose en el paso.

Deja un comentario