BESO PERFECTO

Debió quedarse

entre sus brazos

para así sentir

el calor de su cuerpo

en cada recuerdo.

Decidió levantarse,

vestirse

y llevarse en el bolsillo

aquel beso perfecto.

El que nadie más

supo entregar

a la comisura

de su sonrisa.

Con la delicadeza

de un colibrí

sobrevolando

la flor del loto,

se alejó poco a poco.

Giró su cuerpo,

corazón protestaba,

cerró la puerta,

nunca más le vio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s