LA DAMA

Hoy la he visto cerca,

en la mañana

oscuridad vigilaba,

señales envió.

Tuve que verla tan cerca

de nuevo,

que su aliento empañaba

mi mirada,

desvíe la rutina

al otro lado del mundo,

y ví la vida.

Bajé la velocidad,

reduje la marcha,

mantuve respiración,

dejé la vida regresar.

Está vez la batalla

estaba ganada,

el cuervo regresaba

a su nido

y la dama esperaba.

Deja un comentario