LECCIÓN DE HUMILDAD

La humildad no se muestra,

se esconde en pequeñas acciones,

justo las que el tiempo desconoce

y que no se cantan en salones.

La humildad se nace con ella,

cuando en la corta edad

sientes ser parte de su piel

y te escondes tras ojos llorosos.

La humildad es ganar en silencio,

perder en las entrañas,

y tenerlo todo

sin apenas tener nada.

La humildad es mirar de frente,

y no mentir por galantería,

cuándo antes se han hecho

miles de fechorías.

En definitiva

la humildad no se escribe,

se vive en ella

cada mañana.

Aunque su coraza,

crean que es otra,

ojos ciegos

untados de ego.

Deja un comentario