SOLEDAD DE ESTRELLA

He ido a buscar

las estrellas,

y una

me la encontré

esperando.

El alma sonrió,

en la primer señal

que sin querer

encontró.

Dejé de pensar,

dejó de doler,

el barco reflotó.

La herida

dejó de sangrar,

cicatrizó

y en alta montaña

desapareció.

El corazón bombeaba.

Nadie lo paraba.

La estrella contemplaba.

Deja un comentario