PASILLOS

Regreso al pasillo de mi memoria, justo a la izquierda enfrente de la puerta del olvido, te encuentro allí de pie con la mirada sobre la mía, salgo y cierro la puerta pero el pasillo se estrecha y me empuja a la puerta de frente, no quiero atravesarla, no quiero olvidar para siempre el mar de la timida sonrisa ni los acantilados ocultos a la oportuna respuesta.

No quiero y me niego.

El futuro me vuelve a recordar que en esa puerta nunca encontraré la paz.

Entonces despierto, todo ha sido un sueño, no existen puertas, sólo rejas en ventanas que me alejan de un pasillo, me adentran en el miedo a respirar otro aire que no sea aquel que nos vio envueltos entre las olas del mar.

Y me dejo llevar por otras estancias, las puertas no son ni blancas ni negras, sino de miles de colores, las ventanas regalices que me como a mordiscos y el aire puro … llenando alma con calma.

Es el mañana, pesllo aquellas puertas, sonrío y comienzo a versar miles de razones para caminar con paso firme sin mirar atrás.

Ya nada volverá,

todo está por llegar

y seguro que nada

sobrevivirá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s