LA SUBIDA

Caminan pies

sobre piedras,

alguna

se deja caer,

otras resisten

peso,

unas

te cuentan

un verso.

Siento el agua

en corazón

palpitar,

y sólo

puedo dejar

venas mojar.

Trepo sobre tu sonrisa

con seguridad,

nunca

vas a deshinchar

mis ruedas,

inflando

la vida

con dulces besos .

Sé de tu dulzura

cuando llego

a la cumbre

y te desnudo

sin prisa.

Allí nadie juzga,

ni Dios

ni cabra

ni cabrón,

todos se han ido

de excursión.

Y me quedo

entre las piedras,

seguras

esperan.

Nada

podrá arrojar

este amor

acantilado abajo.

Ha llegado a la cima.

Deja un comentario