Tímida sirena al cuadrado

Aunque crujan mis huesos en miles de granos de arena, seguiría mirando la estelas de mi sirena, con la armonía entre sus brazadas deslizando patadas.

Espera paciente como quién tiene la seguridad de pisar agua firme entre multitud que alborota.

Escucha y observa, calla y poco a poco abre sus aletas como el pequeño pececillo que aprende a nadar.

Afuera el frío resguarda y la timidez acobarda entre el calor que se escapa. Mi orgullo la acompaña cuando sale a bucear con modestia en mirada.

Ella llena mi corazón, aveces vacío, cuando sus abrazos se alejan y la soledad acompaña a esta sirena en tierra.

…..

Se deslizaba timidez

zambullendo libertad

en el recuerdo

del vientre materno.

Veo su estela

sintiendo albedrío

en cansado corazón,

instante de calma.

El frío nos espera,

fuera el mundo

no entiende,

de esta cobardía.

Llena vacío corazón,

con abrazos al alma,

la gran sirena la mira desde tierra,

allí espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s