Lo que no fue

Debiste correr tras la última neurona que ataba locura, que no es cuerdo quién se lanza sin pensar a los labios del mar. Llegan las edades en que todo se desliza desde el corazón a la cloaca y se zambuye en el olvido tan rápidamente que aveces su sonido asusta a cualquier mente. Que eres igual que yo, ¿y qué? si no sabes saltar a la emoción cuando te roza sin querer cualquier ocasión. Ocultas mirada, noche y día, quizás para que nadie lea tus ojos y vea la fragilidad del alma entregando oscuridad . ¿Quitar coraza? es valentía de locos. Y por cierto… una chica como yo… está… donde le da la gana, por si no le ha quedado claro a tantas noches de blanco satén y a las calles sin nombre preguntándose quién soy, diles, bien sabes, mis huellas en tu pensamiento, la medida rota en cualquier vaso en una barra de bar, vaso vacío que se niega a pasar por agua, con su espuma intacta y sin dueño. Ahora, me tengo que ir, el poema debe acabar, quizás nos veremos intentando distinguir el cielo del Infierno en besos que ya, no serán nuestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s