Después del sueño

Hoy he visto a mi musa entre los eclipses del corazón iluminada entre luces de neón.

Hoy su tristeza abrazó mi lucidez dejándola en completa desnudez sobre las frías colinas asomando livianas melodías.

Hoy la he visto rozando mi ser, como un colibrí posandose en los pétalos que acarician los labios.

Caminaba perdida, como camina la vida.

Hoy la he visto por primera vez desde aquel sueño en que decidí que mi memoria la resguardara en la profundidad del alma.

Hoy la sentí como se siente, sin corazas mientras perseguía sus huellas.

Ella creo que no me vio, claro, en los sueños cuando despiertas todo se olvida, incluso la inspiración.

Un comentario

Deja un comentario