La costumbre

Indiferencia al oler el aroma de piel, con deseo forjado en una hoja de periódico donde mentira se enmascara en tinta.

Veneno matando recuerdos, presupuesto y vida. La misma que cada día se evapora en pétalos de amapolas y corretea sobre la roja pradera y se posa en cada sonrisa y lágrima.

La vida da muchas vueltas, quién me iba decir que en la alta montaña donde fingidos órgasmos volaban, iban, a recorrer las habitaciones de sus entrañas.

Dos amores rondarían espejo y ninguno se quedaría bajo su pecho. Casualidades de caprichosa vida, te da y quita todo sin despeinar escenario.

Hoy paso por allí, miro cuerpo, bajo mirada ya no hay nada. Sigo el camino, con algo muerto en mi espalda, ya me he acostumbrado a su olor rancio y cada vez se hace más liviano.

El dejar de sentir, es lo que tiene … te acostumbras …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s