El reflejo…

Desvelando el vacío

de su mirada,

respire el dulce aroma

del amor,

con los ojos bien abiertos

a su boca,

me acosté en la luna

que nos alumbraba.

Al día siguiente

su reflejo expiró.

2 comentarios

Deja un comentario