Invertebrado

Cada parte de él… perfecto, se dejaba arrastrar por los canales de su memoria, buscando igual sin saber que era liquido fluyendo por cuerpos inertes.

Cada poro de su gen se estiraba una y otra vez, intentando alcanzar otra piel.

Era agua, sin remedio cada día se secaba, mientras complejidad se esfumaba ante la mirada pérdida de quien es conocedor de ciclos que se borran.

Como el capullo de aquella larva, cayendo al suelo lejos del vientre.

Como el cielo escondido, escondiendo corazas de cristal bajo la mirada del mar.

Como civilizaciones arrasadas por epidemias ajenas en cualquier madrugada.

Lo sabía y aún así, siguió su paso adelante. Lo verás cuando en el silencio escuches vuelo rompiendo el casi eterno.

Sin importarle estructura que ahora mira, ni las emociones que te arrastran a destruir con hechos, palabras o esqueleto.

Ya ves, tú perdiéndote en perfección y él teniéndola sin quererla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s