Camino de Siberia

Miles de virus congelados,

esperando roce de labios,

la acaricia de unas manos

y propagarse

en miles de promesas.

Uno, busca el regreso

al frío Invierno,

congelar de nuevo su corazón,

desea palpitando.

El mundo de los humanos,

nada bien lo ha tratado,

fue engañado, secuestrado,

incluso torturado.

Pobre infeliz

por un poco de calor,

dejó gélido mundo

sin miramientos.

Quién le iba a decir

al pobre amor,

que sus esfuerzos

en descongelar soledad,

acabaría rompiendo cristales.

Lo verás arrastrándose

por los gélidos suelos,

llorando estalactitas…

camino de Siberia.

Deja un comentario