Consejos

Dijiste que me cuidara,

que no corriera y me caí,

que tuviera cuidado,

y condujera despacio.

Dijiste que me cuidara,

que no cruzará la calle,

sin mirar a los lados,

que mirara siempre adelante.

Dijiste que me cuidara,

que no caminara sola

por las calles oscuras,

que había que tener cuidado.

Dijiste que me cuidara,

y en eso ando,

pero siento decirte

que en mi ansia de vivir…

hice lo contrario.

Cruce los limites

de tus consejos en rojo,

caminé por los Infiernos

eso sí con paso ligero,

conduje a la velocidad del sonido

para encontrar destino,

me dormí desnuda en la playa

sin vigilar las luces del cielo,

dormí en el coche

sin seguro en el amanecer

rasurando acantilados.

Aquellos consejos

sólo sobrevivieron

unas décadas ,

luego aburridos

se fueron sin avisar.

Sólo un consejo seguí

vigila siempre tu espalda,

es la única que no ves

cuándo caminas sin coraza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s