Vidas cedidas

Gotas contemplan esplendor entre amasijos de estupor, verdor de cansancio habla entre la cima de la gran montaña observando el mundo en una llamada, contando vida no vivida, de aquí para alla, de allá para acá. Termina el fino hilo que le une al mundo, cuelga una historia en una página diferente y cierra la puerta de atrás. Atisbó unos instantes de pausa en continuo latido. No se resigna a eternas guardias de vidas privadas, mientras ve la suya escaparse en cada gotero colgado en la escalera de escape hacia la libertad.

Deja un comentario