Temblar

Dijiste que el tiempo pasaría,

de mi mente te borraría,

aquel beso en desierto

se convertiria en eterno Oasis.

Dijiste que en principio

por siempre existirías,

y al saciar mi sed

de tu recuerdo gustaría.

Te fuiste como última gota

evaporada del manantial,

tuve que enterrarte

por segunda vez.

La primera

cuando heriste la inocencia,

con lengua serpenteando

amor sentido por primera vez.

La segunda

herido de muerte

buscaste mis brazos

en cercanía soñada.

Ahora sólo puedo velar

aquel despertar

en la oscuridad

de solitario parque.

Te fuiste sin intuir,

que mi corazón

siempre te vería

sonriendo en el temblar

del aprender a amar.

Deja un comentario