Urano en la oscuridad

Brillan los tejados en la orbita de la mirada, oscilando la peonza desde su memoria al recuerdo, inclinando sentimiento que en la oscuridad usurpa avanzada claridad y siempre se arrastra hacia el azul cielo, donde vuelan miles de ilusiones.

En esos días me encuentro capaz de dormir en su playa bajo la confianza de quién sabe que la marea sólo se lleva ligero pensamiento, aunque siempre intente saltar sobre los tejados rojos más allá de Marte, donde todo se vuelve sangre y sangre retorna cadáver devuelto por la espuma de lo no resuelto.

Por más que busque en el Universo, no encuentro explicación para tanta semilla pérdida, más que buscar la destrucción de una vida sentida bajo las redes de la sirena.

Urano en su frío lo entiende bien, tanto calor afecta la piel y tanto amor puede desequilibrar los anillos de cualquier planeta, justo, donde se pierde la razón y se contempla locura llena de cordura.

Deja un comentario