Atracción estelar

Lo eras todo,

cada vez que te miraba

tu luz sonreía,

creí morir en cada arruga

de tu comisura.

Eclipsando la huída

con resplandor

del cuerpo sobre mar,

sanando mis heridas.

Yo aquí, caminando,

como peonza

buscando

siempre alcanzarte.

Como iba a saber

que ese brillo no era tuyo,

mis ideales sucumbieron

bajo flojo abrazo .

Era él ,

siempre lo fue,

oculto a la noche

tras perfecta estela.

Ya nunca podré mirarte,

con aquella exaltada manera,

el héroe ha caído

en los brazos de otra.

Dicen que se atraen

como la noche al dia,

imanes perfectos,

eso sí,

sin derecho a roce.

De vez en cuando

oigo sus órgasmos

en las mareas,

que vienen y van,

dejando sus besos

en resaca olvidada

en el centro de algún mar.

Aún sigue fingiendo

que los rayos salen

de sus pupilas,

como si yo…

no entendiera,

de amores imposibles.

La Tierra quedó prendada de la luz de la luna sin saber que su luz… al Sol pertenecía.

Deja un comentario