Susurros malintencionados

Pintadas sigilosas

se acercan a mi pensar,

de izquierda a derecha

de derecha a izquierda

dicen lo mismo.

Detrás de cada guerra

camina el motivo,

financiero y rencor

de la mano del odio.

Ojalá hubiera luchas

repletas de besos,

abrazados por sonrisas,

el amor negociaria

con bondad y justicia,

acabaría

con la pudedumbre

del ser humano.

Esa que aparece

cuando los oídos

escuchan a las voces

que aullan en los susurros,

miles de intenciones.

Deja un comentario