Vientos borrados

Dia y noche, observan lo ocurrido de su mano, escuchan cada conversación, mudos de tanta expectación, risas, lloros, besos, abrigando momentos.

Disfruta los amaneceres y atardeceres, mojando bajo la lluvia los tiempos del cielo, el sol en alguna esquina calienta cuerpo inerte.

Él se mantiene estático .. ahí, quieto, en el mismo lugar misma hora esperando que ocurra algo que cambie su suerte.

Pierde tiempo en la esperanza de ese instante, los tiempos veloces sobrevuelan años mientras el Invierno llega a su pelo, ilusión se plaga de estalactitas.

Ha esperado toda su vida, algo que nunca tendrá, bajo la paciencia se rompe un sueño, sobre el sueño vuela aquel recuerdo, en el pensar se deja de vivir.

No existen nuevos aires que renueven oxígeno, enclaustrado en aquel espacio vitalidad por anhelar diferencia, nunca volverá a su mirar.

No retornarán los deseados, por mucho quieran copiar viejos intentos.

El resultado siempre caerá en olvido y las edades saben bien que a él sólo le queda seguir de pie, con las mentiras en el mismo andén esperando otra estación que nunca será aquella, lo sabe.

Pero aún aguarda… los vientos borrados.

Deja un comentario