¿Cara de netbook?

No tengo cara de libro,

pero si páginas en blanco,

ni enumerados capítulos

con amoroso prólogo.

No tengo alma de portada,

entre líneas me pierdo,

entrelineas me encuentro

eso sí con paso ligero.

No tengo cara

de enciclopedia obsoleta,

ni alfabeto de episodios

sin tiempo.

Pero mis hojas son perpetuas

en pensamiento,

no se rompen

entre los dedos.

No tengo cara de libro…

pero si de futuro,

aquel repudiado,

en la oscuridad contemplado.

Y mis páginas

son invisibles,

al menos…

para usted.

De las flores y las ofensas

crecen poemas

Deja un comentario