Prisa

Ayer las vi volar entre las flores, apenas rozaban alas, ni siquiera se fijaron en la grandeza de quién las miraba.

Me subi a sus pequeños cuerpos para sentir su peso, presa de la huida de los ojos cansados.

Aparentemente libres pero supervivencia ataba, el tiempo ordenaba y atareadas iban con la prisa del hombre… de flor a flor.

Yo las seguía, ellas poseían el poder, pero aún no lo conocían, volaban entre la ignorancia de lo debido, la reina esperaba.

Inspirado en el Taller La Camarilla impartido por Laura Fjäder.

Deja un comentario