A las puertas del cielo

Tengo la mente sucia, como el cielo que rodea pensamiento. Siento cuerpo hundirse al olvido ante injusticia de esa puta mala estrella. Acompaña en cada intento de nadar hacia la superficie, y coloca doble peso sobre la moral en cada intento. Te lo juro, cada vez cuesta más levantarse, ver esa luz iluminando cuerpo y un nudo entrando en tu garganta aprieta con la fuerza del abuso. Este aire debería de soplar otro flequillo, pero siempre… siempre elige el mío, algo borra señales que me llevan a buen puerto. De nuevo, estoy en mitad del océano, salvavidas se aleja sin cuerpo. Demasiada bondad para ellos y desahuciada sonrisa, para dar paso nuevas carnes con millones de sueños, eso sí a buen precio. Pero aún, tengo un as bajo mi manga, y ese desconoce la mar de mis lamentos. Va llegando su hora.

Disculpen… creo que el diablo, llama a mi puerta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s